Samuel de Vicente, fundador de Ecoengranaje: “En Chile se produce casi el doble de basura que el promedio de los países de América Latina y la OCDE”

Samuel de Vicente es socio fundador de Ecoengranaje, empresa que se dedica al retiro, administración y valorización de residuos en puntos limpios, edificios, empresas y eventos masivos. En estos últimos, han trabajado con productoras de festivales como Lollapalooza, la Fiebre del Memo, Cosquin Rock, Cirque Du Soleil, entre otros.

“Ecoengranaje nació en 2017 y ha crecido exponencialmente. La planta procesadora existía de antes, era mi abuelo. A la empresa yo le agregué el lado social. Toda la planta era hacia dentro, nunca había salido a la comunidad. También incorporé el tema de los permisos y las certificaciones para las empresas”, comenta Samuel. “Nosotros entregamos el certificado de disposición final, la huella de carbono y trazabilidad”.

Escuchamos a menudo el término “reciclar”. ¿Qué es exactamente?

Es, básicamente, obtener una nueva materia prima o producto mediante un proceso fisicoquímico o mecánico, a partir de productos y materiales ya en desuso. Los desechos que producimos en nuestras actividades diarias y de los que nos tenemos que desprender porque han perdido su valor o utilidad.

¿Cuánta basura se genera en Chile?

Cada habitante genera alrededor de 384 kilos al año, casi el doble de los residuos que generan, en promedio, los países de América Latina y la OCDE. Lamentablemente, la mayor parte termina en un relleno sanitario, mientras que menos del 10% se recupera o recicla.

¿Cuáles son los beneficios directos del reciclaje?

Se evita que los residuos se almacenen en vertederos, los que provocan proliferación de agentes transmisores de enfermedades, como ratas e insectos. Además, la descomposición que se  produce en los vertederos es, en gran medida, responsable del calentamiento global.

Al reciclar, reducimos la extracción de nuevas materias primas, conservando más nuestro entorno y consiguiendo un ahorro importante de consumo energético y emisión de gases de efecto invernadero. De esta forma, se ahorran múltiples recursos naturales, como agua, energía, petróleo, arboles, carbón, metales, etc. Asimismo, se reduce la contaminación ambiental, generando un medioambiente mucho más sano.

Para formarnos una idea, ¿en qué se pueden convertir algunos elementos reciclados?

Por ejemplo, con 80 latas se puede hacer un neumático de auto. Con 40 botellas de plástico PET (polietileno), un abrigo de polar.  El reciclado de una lata de aluminio permite ahorrar la energía necesaria para hacer funcionar un televisor durante 3 horas. Por cada tonelada de envases plásticos reciclados se ahorra en torno a una tonelada de petróleo.

¿En qué consiste la ley REP que rige en nuestro país?

La Ley de Responsabilidad Extendida del Productos es un instrumento económico de gestión de residuos que obliga a los fabricantes de ciertos productos a organizar y financiar la gestión de los residuos derivados de sus productos. El objeto de la ley es “disminuir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización” a través de un gestor.

Según aparece el sitio web www.leyrep.cl, se han definido una serie de siete productos que la ley establece como prioritarios, debido a su consumo masivo, tamaño y toxicidad. Estos son: aparatos electrónicos-eléctricos, pilas, envases y embalajes, diarios y revistas, neumáticos, baterías y lubricantes.

¿Qué consejos prácticos y fáciles podrías darle a la gente en torno al tema del reciclaje?

Hay pequeñas y sencillas acciones que ayudan mucho, como:

  • Utiliza productos que vengan en recipientes rellenables (refill).
  • Evita comprar productos empaquetados con mucho plástico o papel.
  • Compra a granel, evitando las bolsas plásticas.
  • Antes de botar los anillos de “six pack” (los círculos de plástico que mantienen unidas a las bebidas de lata) a la basura, corta cada circulo con unas tijeras o navajas, pues con ello evitas que animales y peces queden atrapados con sus picos, cuellos o cuerpos en sus anillos.
  • No olvides recoger tus latas cada vez que vayas de paseo, o la playa.
  • No malgastes papel, reutilízalo al máximo. Imprime a dos caras de la hoja y utiliza las que están en rehúso (impresas, por un lado).